Si tienes ansiedad quizás te hayas preguntado…

  • ¿Por qué tengo/siento ansiedad sin motivo?
  • ¿Por qué tengo ansiedad?
  • ¿Por qué tengo estrés sin hacer nada?
  • ¿Por qué siento estrés sin causa? 
  • ¿Por qué tengo una fobia sin razón?

 

Y es que no es verdad que no hay un motivo

Lo que ocurre es que tú no sabes cuál es. 

Cuando sentimos ansiedad, miedo, pánico o cualquier otra emoción y creemos que no hay motivo, lo que sucede es que nosotros no sabemos cuál es, pero motivo sí que hay.

 

 

¿Por qué no sabemos cuál es el motivo?

 

La realidad es que nos gusta saber el motivo de las cosas, entre otras, de las que nos pasan.

Porque nos devuelve una falsa sensación de control. Nos da la sensación que saberlo nos otorga cierto control de la situación. Aunque la realidad es que no tenemos ningún control sobre nada de lo que nos ocurre, aunque nos empeñemos en creer lo contrario.  

Pero aún creyendo saber por qué nos sentimos de determinada manera, la verdad es que muy probablemente esa no sea la razón.

Por qué no sabemos cuál es el motivo, porque es inconsciente. 

 

 

¿Qué significa esto?

Pues que, nos guste o no, no somos conscientes del 95% de todo lo que capta nuestra mente (emociones, palabras, imágenes, sensaciones, etc.).

Así que, con un porcentaje tan alto es muy normal que no sepas por qué sientes ansiedad.

Pero la ansiedad sí que tiene motivos, porque de lo contrario no la sentirías. 

Lo único que ocurre es que tú no sabes cual es ese motivo, porque es inconsciente.

 


Test de Ansiedad 

Consciente vs Inconsciente

A pesar de que podamos tener la sensación de que somos conscientes de todo lo que nos ocurre, de todo lo que sentimos, de todo lo que nos afecta, de todo lo que no nos afecta, de todo lo que oímos, de todo lo que vemos, etc. La realidad es que NO es así.

Nos da la sensación de que nosotros sabemos qué cosas nos afectan, qué cosas no nos afectan y es cuando decimos cosas como:

  • “Esto ya lo he superado”
  • “Esto ya no me afecta”

Pero muchas veces esas frases nacen de la mente y no del corazón. 

Y es que muchas veces tapamos lo que sentimos para precisamente dejar de sentir ese dolor o ese malestar. Y lo hacemos para dejar de sentirlo, pero no significa que ese malestar realmente haya desaparecido. 

Intentar olvidar lo que sentimos no significa que ese malestar haya desaparecido. Que yo me empeñe en ocultarlo, no significa que ya no esté; que yo lo ignore no significa que ya no exista… Significa que he dejado de mirarlo, pero sigue estando ahí.

Cuando uno llega a una situación de ansiedad puede ser que llegue porque ha habido un suceso que ha hecho colmar el vaso de agua, porque se fue llenando de gotitas pequeñas, que aparentemente eran inofensivas y no hacían daño.

Pero cuando un vaso se va llenando gota tras gota, llega el día que este no tiene más espacio y es cuando vierte el agua hacia afuera. Y es ahí cuando somos conscientes de ello. Ese vaso lleno de agua, sería la metáfora de cuando llega un día que tienes  ansiedad “sin motivo”.

Los motivos son esas pequeñas gotas que mientras iban entrando en el vaso, fuiste haciendo como que no pasaba nada, quitándole importancia, haciendo ver que realmente no eran tan importantes… Aunque lo eran… Y es que esos pequeños malestares que fuiste pasando por alto, al final han creado un gran malestar, probablemente porque esta ha sido la única manera de que empieces a mirarlos. 

Una buena noticia

Que no sepas cuál es el motivo de la ansiedad que sientes, no significa que no puedas superarla. Si quieres puedes conseguirlo con mi método.

Ella ya vive Relajada

“No he tenido una vida fácil con 32 años me quede viuda con tres hijas y tuve que salir adelante. Hace 5 años me detectaron un cáncer de mama y fue un proceso muy duro aunque con mi familia lo lleve mejor.

Todo esto me provocó mucho estrés y ansiedad. Cada 6 meses cuando se acercaban las pruebas me sentía muy estresada por el miedo a lo que podía pasar aunque por suerte los resultados siempre han sido negativos.Hace unos meses empecé las sesiones con Esther, y la verdad es que los cambios en mi han sido muy positivos.

Cuando empecé mi autoestima estaba muy baja y me hacia míos los problemas que eran de los demás. Lo que he conseguido con este método es aprender a gestionar los problemas de una forma diferente, que no me afecten lo que puedan decir terceras personas sino lo que piense yo y la verdad es que funciona he dejado de tener esa ansiedad que solo hace que vuelvas a caer, a creer mucho más en mí porque para que los demás estén bien primero tienes que estar bien TU. En el momento que mi actitud ha cambiado los demás también lo han hecho en el trato conmigo.

Estoy muy satisfecha de lo que he conseguido y mucho más feliz. Gracias Esther por tu ayuda eres una persona encantadora y toda una profesional, y tú me has enseñado que la solución está dentro de una misma. Mil gracias por tu ayuda.”

Lidia

¿Quieres dejar de sentir ansiedad?

¿Deseas recuperar tu calidad de vida?

¿Tú también quieres vivir Relajada?

Entonces, te invito a que rellenes el siguiente formulario para solicitar una sesión de valoración gratuita donde podrás explicarme cuál es tu situación en este momento, a qué retos estás haciendo frente, qué es lo que te gustaría conseguir y vemos si lo que yo hago te puede ser de ayuda.

 

¡Gracias por compartirlo!
×

¡Hola!

Haz clic en la foto para enviarme un mensaje de Whatsapp o mándame un email a esther@coachingexcellence.es

× ¿Cómo puedo ayudarte?
UA-113000173-1