Me imagino tu cara como diciendo:

“¡Sí, claro! ¿Y qué más? Si la ansiedad va a hacer algo es matarme”.

Espera, espera… ahora te cuento más…

La ansiedad es una reacción normal, con la que nos ha dotado la naturaleza, para ponernos a salvo cuando afrontamos algún peligro.

El ataque de pánico o estado de ansiedad aguda es una reacción automática y refleja, cuya misión es ayudarnos a sobrevivir, y que se pone en marcha cuando percibimos un peligro grave e inminente.

 

Reacciones de nuestro organismo en la ansiedad y el pánico

Para comprender mejor la ansiedad y el pánico, puede sernos útil analizarlos en tres niveles: el fisiológico, el cognitivo y el conductual. 

  1. El componente fisiológico de la ansiedad incluye:
  • Todas las sensaciones internas que podemos notar cuando estamos nerviosos, como: palpitaciones, taquicardia, flojedad en las piernas, etc; que en las crisis de pánico alcanzan una intensidad mayor por el mecanismo del círculo vicioso.
  • Las sensaciones temidas varían de unas personas a otras.
  • Además, una misma sensación puede causar temor a unos pacientes, mientras que puede verse como algo normal (producto de la ansiedad) y por tanto no causa ningún temor, a otros.
  • Así, quienes temen sufrir un infarto, suelen temer las sensaciones de: taquicardia, palpitaciones, opresión o dolor en el pecho, etc. pero esas sensaciones pueden ser consideradas irrelevantes por otros pacientes que sufren ataques de pánico pero que no temen una enfermedad cardíaca (ej., por quienes temen volverse locos al percibir las cosas en forma extraña).

 

2. El componente conductual de la ansiedad y el pánico incluye:

  • La tendencia a evitar, huir, escapar, buscar ayuda y hacer cualquier cosa que pueda ayudarte a librarte del “peligro”.
  • Así, algunos pacientes acuden a urgencias, toman ansiolíticos, se refugian en su casa;
  • evitan actividades como tomar cafeína, hacer deporte, tener relaciones sexuales o realizar cualquier esfuerzo físico;
  • evitan diversas situaciones como estar solos, conducir, hacer colas, viajar o usar transportes públicos;
  • o acuden a esos lugares sólo si van acompañados por personas de confianza o si llevan con ellos fármacos, teléfono móvil, una botella de agua, u otros objetos con los que se sienten más seguros. 

 

3. El componente cognitivo de la ansiedad:

  • Se refiere principalmente al conjunto de creencias, pensamientos e imágenes con contenido de peligro; que en el caso del pánico, suelen ser pensamientos e imágenes de que estás a punto de morir, volverte loco o perder el control. 
  • Estos pensamientos se producen en forma automática, es decir, involuntaria, una vez que se pone en marcha el programa del pánico (reacción de alarma). 
  • En el momento del ataque, y en menor grado después de él, la persona afectada teme que le ocurra algún tipo de catástrofe como: sufrir un infarto, tener una trombosis, asfixiarse, o perder el control.
  • Muchas veces, el temor a una determinada enfermedad se relaciona con el hecho de que alguna persona de tu entorno la haya sufrido realmente, y con la creencia de que dicha enfermedad se manifiesta con las mismas sensaciones que experimentas durante la crisis.
  • Por ej., si un conocido ha sufrido recientemente un ataque cardíaco y notas palpitaciones, puedes creer que estás sufriendo un infarto. 

 

Los tres componentes (el fisiológico, el conductual y el cognitivo) se hallan siempre presentes cuando se activa un estado de ansiedad, y cada uno de ellos influye en activar o desactivar a los otros, pero se ha demostrado que el componente principal es el cognitivo. 

 

 

Ella ya vive Relajada

“Navegant per Internet, per casualitat vaig veure el mètode de l’Ester, em va cridar l’atenció i el que més, és que semblava com “fàcil” treure les pors. Havia provat altres alternatives però no solucionaven el problema. Perdia el temps.

Volia ser mare, tenir un fill però em feia pànic el desconegut, els problemes, patir, si seria capaç, si m’en sortiria, tot relacionat amb un gran canvi de vida. Perquè complicar-se? Em preguntava com seria si no tingués por?

L’Ester és una persona molt amena, et fa sentir còmode, fet que trobo imprescindible. Important

Ara sóc mare d’un bebè preciós, una de les millors coses de la meva vida. I encara que van sortint pors, inquietuds, es gestiona diferent.”

Cristina

¿Tú también quieres vivir Relajada? 

Si tienes ansiedad, miedos o fobias y

deseas superarlo de forma definitiva

y sin necesidad de medicarte,

te invito a que solicites una sesión de valoración gratuita conmigo.  

¡Gracias por compartirlo!

¿Quieres vivir relajada?
¡Apúntate a la Newsletter!

UA-113000173-1